InicioNacionalesArqueólogos chinos en Copán y la civilización maya

Arqueólogos chinos en Copán y la civilización maya

Arqueólogos chinos en Copán y la civilización maya

-En 2015, aterrizó por primera vez un grupo de arqueólogos chinos en Copán, Honduras, para trabajar en las selvas tropicales y excavar las ruinas de la civilización maya.

A medida que se han ido desenterrando vestigios como la serpiente emplumada y el dios del maíz con la ayuda de los drones y las fotogrametrías del equipo chino, los arqueólogos han ido descubriendo paralelismos sorprendentes entre las civilizaciones maya y china.

SERPIENTE EMPLUMADA Y DRAGON CHINO

Con la guía de William Fash, profesor de la Universidad de Harvard y uno de los pioneros de la Asociación Copán, un grupo arqueológico chino y hondureño, liderado por Li Xinwei, investigador del Instituto de Arqueología de la Academia de Ciencias Sociales de China, comenzó uno de los proyectos más relevantes para remontar el origen de la civilización china a través del estudio de otras civilizaciones antiguas.

El lugar elegido de 2,000 metros cuadrados para la investigación se ubica en El Chorro, el sector este del yacimiento de Copán, uno de los sitios arqueológicos más importantes de la civilización maya en Honduras y donde se encuentran las ruinas de una poderosa ciudad-estado que se erigía como centro cultural y político de un amplio territorio al sur de la región maya.

En solo tres años, el trabajo de campo ha deparado numerosos hallazgos, como conchas de mar, piedras de jade bien trabajadas y objetos de cerámica, entre los cuales los más curiosos, para Li, son una serpiente emplumada muy parecida a la cabeza del dragón chino y el dios del maíz en el vientre de la serpiente esperando su renacimiento.

Este último descubrimiento complementa los realizados por un grupo arqueológico de la Universidad de Pennsylvania de Estados Unidos, que en 1990 desenterró imágenes que representan al dios del maíz renacido.

“Es la primera vez que se encuentra en Copán una vivienda de un noble con esculturas importantes en tres de sus lados”, destaca Li.

Según el líder hondureño del equipo arqueológico, Jorge Ramos, toda la evidencia material documentada, tales como la arquitectura y sus renovaciones, los depósitos funerarios y todas las ofrendas les ayuda a entender mejor la complejidad sociopolítica de Copán antes de su colapso.

“Han hecho y seguirán haciendo aportes muy significativos que serán citados y analizados por otros profesionales y apreciados en el sitio mismo y en los museos por siglos”, apunta Fash.

 DRONES Y FOTOGRAMETRIA

El también antropólogo confiesa que se siente “muy privilegiado y muy feliz de haber ayudado a mis colegas chinos a comenzar sus investigaciones en la civilización maya”. Hasta ahora, subraya, los logros han superado todas sus expectativas.

Detrás del éxito, ha sido un factor importante el trabajo de los arqueólogos para superar las barreras idiomáticas y culturales. Nada más llegar a Honduras, Li empezó a aprender español no solo para hacer lo mejor posible su trabajo sino también para integrarse con sus colegas.

En opinión de Ramos, aparte del canal de financiamiento y las esculturas excavadas, sus compañeros chinos han contribuido a formar al personal local en las técnicas más avanzadas de documentación del contexto arqueológico.

“La capacitación en el uso del dron y la técnica de fotogrametría nos ayudan mucho para innovar los métodos de documentación acelerando de forma exponencial el tiempo que convencionalmente invertíamos en esta labor de campo”, explica Ramos.

Concretamente, con las imágenes tomadas por los drones y otros equipos, los arqueológos pueden trazar planos en tres dimensiones de las ruinas superficiales y soterradas, haciendo los registros con mayor detalle y exactitud.

Por su parte, Fash señala que lo que China aporta a este proyecto no es solo los descubrimientos, sino también su perspectiva cultural, con una historia milenaria y que están llevando a la investigación y el análisis de la civilización maya.

En este sentido, Ramos puntualiza que “ambas partes nos hemos adaptado a respetar la perspectiva de la otra parte y nos ha ayudado a emprender de forma armoniosa el estudio del legado cultural-histórico”.

PARALELISMOS ENTRE CIVILIZACIONES

Según Li, la excavación les está sirviendo para aprender de la brillante civilización maya, en aras de ampliar su mentalidad e inspirar para la investigación de la cultura china.

Por ejemplo, en una pieza de bronce de la dinastía china Shang, una persona está al lado de la boca de un tigre que, según la creencia popular china, acabará devorándola. Sin embargo, en la cultura maya hay imágenes de un jaguar con un humano, quien se comunica con el dios simbolizado en ese animal, lo que da a los investigadores chinos ideas nuevas para explicar su cultura.

Asimismo, Li agrega que, aparte de las similitudes e ideas que sirven como mutua inspiración, la civilización china y la maya constan de sus particularidades, con las cuales ambos pueblos forman sus identidades y se sienten orgullosos de sí mismos.

Una vez terminadas la excavación y la restauración, el grupo empezará a estudiar y analizar todos los descubrimientos para publicar un informe trilíngüe final, en chino, español e inglés, según Li.

Además, el grupo arqueológico chino está explorando la posibilidad de colaborar con Fash en un proyecto nuevo, de mayor dimensión y más cerca de la acrópolis real de Copán, apoyado por la administración de reliquias culturales de Honduras.

“La convicción de la civilización china es apreciar tanto la cultura propia como las ajenas. Según prueba la historia, las diferentes civilizaciones tienen diferentes vías de desarrollo y creemos que en el futuro seguirán desarrollándose por diferentes vías. Lo más importante es dialogar y evitar los choques”, finaliza Li.

 

 

Fuente:Xinhua

Compartir con: