InicioNoticiasAunque se trabaja con rapidez para obtener una vacuna contra COVID-19, los procesos para que sea segura y eficaz no cambian

Aunque se trabaja con rapidez para obtener una vacuna contra COVID-19, los procesos para que sea segura y eficaz no cambian

Aunque se trabaja con rapidez para obtener una vacuna contra COVID-19, los procesos para que sea segura y eficaz no cambian

Aunque se trabaja con rapidez para obtener una vacuna contra COVID-19, los procesos para que sea segura y eficaz no cambian

Mientras que las Américas esperan con urgencia un gran avance, la Organización Panamericana de la Salud (OPS) solo apoyará la distribución de una vacuna que haya demostrado ser segura y eficaz en ensayos clínicos, revisada por las autoridades reguladoras nacionales y que esté recomendada por la Organización Mundial de la Salud (OMS), dijo hoy la directora de la OPS, Carissa F. Etienne.

“Es importante destacar que, si bien estamos trabajando para desarrollar una vacuna más rápido que nunca, el proceso para garantizar su seguridad y eficacia no ha cambiado”, dijo Etienne en una conferencia de prensa en Washington, DC. Señaló que hay una cartera de más de 180 candidatos a vacunas en estudio, con 11 en ensayos clínicos de fase III.

Lo que ha cambiado «es la atención sin precedentes que se está prestando al proceso de desarrollo de la vacuna», agregó, destacando la «sobreabundancia de información procedente de un sinfín de fuentes, algunas menos fiables que otras y que no se basan en la ciencia, lo que ha provocado confusión y desinformación sobre la seguridad de las vacunas».

La Directora de la OPS enfatizó que las vacunas se diseñan y producen teniendo en cuenta la seguridad. Una vez que una vacuna COVID-19 demuestra ser segura y efectiva en un ensayo clínico, las agencias reguladoras evalúan minuciosamente los datos antes de otorgar las aprobaciones y la OMS también supervisará un proceso de revisión independiente antes de otorgar su propia recomendación.

“La forma en que nos comuniquemos sobre las vacunas contra la COVID-19 fortalecerá o arruinará nuestra capacidad para controlar la pandemia”, dijo, y pidió a los países, a los medios de comunicación, las autoridades reguladoras, el sector privado y la comunidad científica que se unan para brindar al público “información clara, concisa y con base científica sobre una futura vacuna contra la COVID-19”.

Acceso a vacunas
Un factor importante para generar confianza en las nuevas vacunas es asegurar que estén al alcance de todos los países, y la OPS está apoyando a los países para que obtengan acceso a estas vacunas a través del Mecanismo COVAX, señaló Etienne.

“Prácticamente todos los países de América Latina y el Caribe se han unido o están en proceso de hacerlo”, dijo Etienne, y añadió que los países están tomando las medidas legales y presupuestarias necesarias para participar en esta innovadora alianza global. “Estamos colaborando activamente con instituciones financieras, como el Banco Interamericano de Desarrollo, para ayudar a los países de nuestra región a acceder a los fondos necesarios para comprar vacunas a través de COVAX cuando estén disponibles”, indicó.

“El Fondo Rotatorio de la OPS, con más de 40 años de experiencia en el suministro de vacunas asequibles y de calidad a los países de América Latina y el Caribe, será, junto con el UNICEF, el mecanismo de compra de COVAX”, dijo.

En el Caribe, 11 países recibirán apoyo financiero para el pago inicial requerido por el Mecanismo COVAX, dijo, en colaboración con la Agencia de Salud Pública del Caribe y la Unión Europea.

COVID-19 en las Américas
La Directora de la OPS señaló que ha habido más de 40 millones de casos y más de 1,1 millones de muertes en todo el mundo por COVID-19, incluidos 18,9 millones de casos en la Región de las Américas y más de 610.000 muertes al 20 de octubre. “En toda nuestra Región, todos los días alrededor de 100.000 personas continúan teniendo resultados seropositivos para la COVID-19”, dijo Etienne.

Las tendencias muestran que los casos aumentan en Estados Unidos y Canadá, y se estabilizan en América Central, mientras que la mayoría de los casos nuevos en el Caribe están relacionados con viajes internacionales no esenciales, señaló.

Estos picos muestran que, si bien la región está “trabajando arduamente en la preparación para una vacuna, también debemos mantener un rumbo firme y constante para continuar luchando contra el virus sin una vacuna”.

Instó a todos los países “a que den prioridad a un enfoque de comunicaciones transparente y proactivo sobre la COVID-19. Las personas de nuestra región anhelan tener orientación clara. La comunicación eficaz y coherente sobre lo que pueden hacer para protegerse y evitar infecciones sigue siendo vital».

Etienne agregó que “las pruebas, el tratamiento y el aislamiento de casos, así como la localización de contactos son parte de una buena estrategia de vigilancia, y son pocos los países que están haciendo esto bien en nuestra región”.

“Todo esto es tan importante ahora como lo era en abril. Y será aún más importante una vez que tengamos una vacuna”, concluyó.

Fuente: https://www.paho.org/es/

Compartir con: