InicioNacionalesCardenal Rodríguez pide para que en Honduras se elimine el delito «horrible» de la extorsión

Cardenal Rodríguez pide para que en Honduras se elimine el delito «horrible» de la extorsión

Cardenal Rodríguez pide para que en Honduras se elimine el delito "horrible" de la extorsión

Cardenal Rodríguez pide para que en Honduras se elimine el delito «horrible» de la extorsión

Radio América – En la fiesta de la Sagrada Familia de Nazareth, el Cardenal Oscar Andrés Rodríguez reflexionó este domingo en el oficio de la misa en la Catedral San Miguel Arcángel de Tegucigalpa sobre los Herodes ‘modernos’ que existen hoy en día y que atentan contra la vida de los niños con el aborto y la pornografía; la migración, la extorsión y los problemas que aquejan a las familias hondureñas.

Recordó Rodríguez que Jesús fue un emigrante, que sufrió como los hondureños que salen del país, cuando sus padres José y María lo tomaron y huyeron a Egipto, ante la amenaza de ser asesinado por Herodes. Y así como Dios envió el mensaje interior a José, así lo envía a cada persona a su ángel y dice lo que tenemos que hacer, dijo.

«En medio de las inseguridades de nuestra vida, de nuestra pobre Honduras tan sometida a la violencia, al crimen organizado, a las muertes cada día, el Ángel del Señor es nuestro apoyo y tiene que ser nuestra luz, nos dice en qué situación nos encontramos, si nos amenaza algún peligro».

«¿Qué Herodes atenta contra la vida de tantos seres humanos, necesitamos siempre el discernimiento para caminar en nuestra vida… ¿Cuántos Herodes atentan contra la vida, cuántos siguen matando la inocencia de los niños, aquellos que no dejan nacer a los niños por el aborto, esos son los modernos Herodes y los actuales, aquellos que atentan contra los niños a través de esa plaga horrible de la pornografía infantil que usan y abusan de los niños, todo eso es el moderno reino de Herodes», cuestionó.

El Arzobispo de Tegucigalpa indicó que tantos hondureños tienen que salir en busca de oportunidades, como empleo, porque no lo encontraron en su país, «el drama de los desplazados y refugiados es quizás una de las mayores tragedias humanas en el mundo de hoy en los países de América Central… y esto amenaza con convertirse en uno de los problemas más explosivos en las próximas décadas», expresó.

Su eminencia dijo que las migraciones y desplazamientos siempre han existido pero, «hoy en día cuando el mundo se ha convertido en una aldea global, los flujos migratorios se han hecho gigantes por la injusticia, por la violencia, por las guerras, por la falta de justicia social, por sistemas económicos que carecen de equidad, basados solamente en especulación financiera, dejando a los pobres más pobres y a los ricos más ricos».

Jesús se hace presente en los desplazados, en los refugiados, en los migrantes actuales, agregó, reflexionando sobre el pasaje bíblico de la huida de María y José con Jesús a Egipto.

Fortalecer las familias

El máximo representante de la Iglesia Católica de Honduras, hizo un llamado a las familias para que se fortalezcan y dejen a un lado las contrariedades y que triunfe el amor por sobre las dificultades y los problemas y reine la felicidad encontrándose en la rita del Señor.

Se debe dar gracias a Dios en todo momento, porque la vida es el tesoro más grande que él ha dado y no se debe malgastar

«La familia de hoy está amenazada por una cultura de individualismo, que rehuye a la relación responsable, cómo cuesta que un yo encerrado en si mismo pueda acoger a un tú que supone la aceptación del otro con diferencias virtudes y cualidades. Apostar por la familia como lugar del amor, seguridad, es fundamental en el crecimiento», expresó Rodríguez.

Refirió que en Honduras se ve tanta delincuencia juvenil porque los jóvenes quizá no tuvieron familia o porque esta no los educó, como sucedió con Jesús que fue educado por sus padres José y María.

Rodríguez hizo un llamado a construir las familias hondureñas, a que estas aprendan a respetarse, a respetar la vida, a asegurar la vida cuidando de este país que el Señor entregó, asegurarlo a las generaciones futuras. «Queremos una Honduras mejor, no dividida, confrontada ni enemistadas».

«Queremos vivir en paz, felices, que las familias crezcan con dignidad, luchar para que haya trabajo para todos, que se elimine el delito horrible de la extorsión… que triste que el pobre explote al pobre; y estos que no tienen lo necesario para vivir porque vivieron en la calle no es justo que quieran explotar a los demás», reprendió.

El Cardenal Rodríguez aboga por un 2020 que traiga paz, bendicón y alegría a todo el pueblo hondureño.

 

 

 

Compartir con: