InicioOpiniónCristianos frustrados con las iglesias

Cristianos frustrados con las iglesias

Decepcionado de los "Cristianos Modernos": Mario E. Fumero

Cristianos frustrados con las iglesias

Por: Mario E. Fumero

Vivimos en un mundo plagado de escándalos, corrupción, alteración de valores, y con enseñanzas y actitudes irracionales, como que todo ello nace de las entrañas del mismo mal. Nada de esto me extraña en cuanto a la condición moral del mundo en los últimos tiempos, pero sí me aflige y me hace sentir frutado el ver la terrible condición espiritual en que ha caído la Iglesia moderna, y ver cómo cientos y miles de cristianos abandonan la misma, debido a los malos testimonios, escándalos y mentiras que se enseñan, la cual es proclamada por hombres impíos, que tienen apariencia de piedad, pero niegan con sus hechos la eficacia de la misma (2 Timoteo 3: 5). Estamos invadidos de falsos apóstoles y ministros, que son amadores de sí mismos (2 Timoteo 3: 2) más que de Dios, por causa de los cuales el camino de la verdad es blasfemado. (2 Pedro 2: 2).

Esto ha originado que muchos abandonen las iglesias, o al menos se quiten la máscara, para demostrar que no son, lo que decían ser. Lo triste es que estos hechos traen escarnio al evangelio. Hemos visto cómo cantantes del mundo, aparentan después de haberse convertidos a Cristo, como Yuri, el Puma y últimamente la cantante colombiana, supuestamente convertida a Cristo, Diana Mendiola, que después de componer y actuar como sierva de Dios, impactando emocionalmente a muchas vidas, se aleja de la Iglesia, denuncia los abusos de la religión, y declara que se vuelve a su antigua vida carnal. Todo esto en medio de un mundo cada vez más promiscuo, donde la inmoralidad se vuelve un estilo de vida y el pecado se considera un simple error, al cual, afirman algunos, no hay que darle importancia.

Hemos visto un incremento sutil de ataques y descréditos a la Iglesia por los medios de comunicación, al tomar la conducta inmoral de unos pocos sacerdotes y pastores, para atacar al cristianismo, e incluso, como con el fenómeno del COVID-19, algunos líderes religiosos han actuado imprudentemente, contaminando a hermanos con este virus, al tener reuniones, pese de la prohibición existente, lo que originó el condenar tales actitudes de algunas congregaciones que debido a pastores fanáticos, que les importa más los diezmos, que la vida de la gente, actúan incoherentemente, ignorando la realidad presente.

Es de observar cómo los malos testimonios de supuestos cristianos y las falsas teologías de la prosperidad y el dominianismo han producido un efecto rebote, logrando que haya un incremento del escepticismo y el ateísmo en muchas regiones, predominantemente cristianas. Esto ha dado lugar a que muchos deserten de las iglesias, y opten por la incredulidad, mientras que otros, decepcionados de los falsos líderes religiosos, adoptan un cristianismo aislado de las iglesias, quedándose en sus casas, porque no encuentran una comunidad que se ajuste a los parámetros de una iglesia bíblica y que esté acorde con las enseñanzas del libro de los Hechos.

¿Qué podemos hacer para frenar esta escalada de escándalos en líderes religiosos, llenos de ambición y que han mesclado la luz con las tinieblas? El poder discernir por la Palabra de Dios si sus acciones son correctas o incorrectas, juzgándolos según sus hechos. Hay que analizar si ellos son siervos pastoreando ovejas, y fácilmente lo sabremos por sus frutos, o si son lobos y payasos explotando el rebaño, lo cual podremos descubrir analizando su estilo de vida. La Biblia nos da elementos para juzgar, no según la apariencia, sino con justo juicio, como enseñó Jesús en Juan 7: 24, porque por sus frutos los conoceremos. (Mateo 7: 16).

.- El dominianismo es una corriente que trata de inmiscuir a la iglesia en política con el fin de “sanear la corrupción” y de proclama como “el reino ahora”.

mariofumero@hotmail.com
www.contralaapostasia.com

Compartir con: