InicioOpiniónI TOOK CENTRAL AMERICA NOW, J. E. Mejía Uclés

I TOOK CENTRAL AMERICA NOW, J. E. Mejía Uclés

J.E. MEJÍA UCLÉS: LEGÍTIMA DEFENSA

I TOOK CENTRAL AMERICA NOW, J. E. Mejía Uclés

Radio América. Volvemos tristemente al corolario de Teddy Roosevelt. Con respecto a la ignominia que hizo sufrir los Estados Unidos de América,  a la Nueva Granada, hoy Colombia, quien cedió a los Estados Unidos de América parte de dicha soberanía, ante la promesa de una garantía a sus derechos sobre Panamá. El Tratado fue un grave error de los colombianos. Los hombres de gobierno de Colombia obraron entonces bajo la influencia deprimente del temor. El tratado Bidlack–Mallarino, negociado el 12 de diciembre de 1846, no les remedio nada, y medio siglo más tarde fue el instrumento invocado para imponer a Colombia otra humillación no menos penosa que la de 1846. La peor confesión que puede hacer un pueblo frente al extranjero es la incapacidad o su impotencia para mantener y defender sus derechos, es el caso que me ocupa de Guatemala con respecto al Convenio de Cooperación.

Ahora volvemos  al corolario Trump, del I Took Central America, es la supremacía blanca que vuelve de nuevo a enfrentar a Norteamérica con los latinoamericanos.  Los Estados Unidos, por su parte, se encuentren en un momento crítico de su historia, en una hora de exaltación y plenitud, volviendo a plantear al mundo el papel de primera potencia, que lamentablemente van perdiendo lentamente, cuando en el mundo multipolar una serie de fuerzas se van moviendo con el ánimo de acceder a  conquistar un lugar de privilegio en la conquista de nuevos mercados, como lo es China y las naciones del Pacífico Sur. Un antiamericanismo que se acentúa, por los equívocos de un presidente trastornado.

Los guatemaltecos de acuerdo a un populismo obtuso generado por un miedo radical a la aplicación de aranceles a sus productos de exportación,  a un interés  sobre las remesas que envían los migrantes,  han hecho caso al incompetente de Trump, de firmar un convenio de cooperación con el argumento de que “Guatemala se convierta en tercer país seguro”, con el fin primordial de frenar la inmigración de hondureños y salvadoreños, como que eso fuera tan fácil de lograr, ignorando con ello la necesidad que tienen estos países de solventar un problema que por el crecimiento demográfico desproporcionado no han podido superar. Tercer país seguro, concepto usado como parte de los procedimientos de asilo para transferir la responsabilidad del examen de una solicitud de asilo de un país de acogida a otro país que es considerado “seguro”, es decir, capaz de proporcionar protección a los solicitantes de asilo y los refugiados, cosa que desde todo punto de vista es irreal por cuanto los problemas de Guatemala son los mismos, que venimos padeciendo. Esta transferencia de responsabilidad está sujeta a ciertos requisitos que se desprenden del derecho internacional, en particular el principio de no devolución.

Por: J. E. Mejía Uclés
Compartir con: