InicioNacionalesComunidad de Yoro nuevamente bendecida con la lluvia de peces

Comunidad de Yoro nuevamente bendecida con la lluvia de peces

Comunidad de Yoro nuevamente bendecida con la lluvia de peces

Comunidad de Yoro nuevamente bendecida con la lluvia de peces

Radio América – La comunidad Centro Poblado La Unión, en el municipio de Yoro, nuevamente fue testigo de la lluvia de peces que cada año se da en esa zona norte de Honduras.

El acontecimiento que aún se encuentra sin explicación científica, se dio este martes en horas de la madrugada, de acuerdo al posteo de la Alcaldía Municipal de Yoro: «Gracias Dios por la Bendición de la Lluvia de Peces que el día de hoy en horas de la madrugada cayó sobre la comunidad de Centro Poblado».

La novedad es que este año el evento se dio este mes de septiembre, cuando en otros ha sido entre los meses de mayo y julio.

Se cree que la «lluvia de peces» es una bendición otorgada al pueblo de Yoro por el padre José Manuel Subirana, un misionero español que visitó la zona en 1860 y oró a Dios para que proporcionara comida a los pobres de la región que padecían hambre.

El fenómeno de la naturaleza sucede después de una tormenta con vientos huracanados, relámpagos y truenos, luego los yoreños salen de sus casas con recipientes para tomar los peces que han caído y los llevan a sus casas para su alimentación. Es prohibido comercializarlos porque «no se puede vender la bendición de Dios».

Foto: Municipalidad de Yoro

Haya o no una explicación científica de este fenómeno, para la mayoría de los habitantes de Yoro es un milagro atribuido al sacerdote Subirana. Los restos mortales del religioso están sepultados en la principal iglesia católica de la ciudad, en la plaza central de Yoro.

El fenómeno ha quedado totalmente vinculado a la identidad de Yoro y su población de acerca de 93.000 personas.

Una explicación científica indica que los peces habitan en corrientes o cavernas subterráneas. Esos hábitats se inundan durante las grandes tormentas y la elevación del agua saca a los peces al nivel del suelo. Cuando la lluvia termina y el agua regresa a su nivel habitual, los peces quedan varados.

Otra teoría es que chorros de agua succionan a los peces de cuerpos de agua cercanos —incluso el océano Atlántico, ubicado a 72 kilómetros— y los deposita en Yoro. (De esa manera, los peces realmente caerían del cielo, pero la hipótesis no explica cómo los chorros logran impactos directos en los mismos lugares del terreno año tras año).

Con datos tomados The New York Times

Lea además

“Corrupción sobre Ruedas”, el nuevo caso al descubierto por la MACCIH en Honduras
Compartir con: