InicioNacionales¡Hasta luego doctor del pueblo! Mario Rivera Vásquez

¡Hasta luego doctor del pueblo! Mario Rivera Vásquez

¡Hasta luego doctor del pueblo! Mario Rivera Vásquez

¡Hasta luego doctor del pueblo! Mario Rivera Vásquez

Radio América – Familiares, amigos, colegas y compañeros de trabajo se despidieron este lunes del doctor Mario Ernesto Rivera Vásquez.

El «doctor del pueblo» fue sepultado en Jardines de Paz San Miguel Arcángel en la aldea Las Casitas del Distrito Central, dejando luto y dolor hasta en la población que le hacía consultas gratis a través del programa «El Médico y su Salud» en cual dirigió durante casi 28 años.

Rivera Vásquez falleció el sábado en horas de la tarde tras complicaciones de salud.

El doctor Mario Ernesto Rivera y su aventura en la radiodifusión en Honduras

Su hijo, Daniel Rivera, lo definió como un «buen hombre», solidario, ejemplar, y que daba todo por su país.

«Hoy los quiero motivar, a cada uno de ustedes, que continúen con lo que él manifestaba siempre en su programa y les decía, lo que era el amor a nuestro país Honduras, les pido que esos sentimientos que tienen en este momento los transformen en una oración y pidan por nuestro país», dijo Daniel.

Natural de Sabanagrande, en el departamento central de Francisco Morazán, donde nació en 1953, el médico y comunicador Mario Rivera tuvo antes su preparación médica en Argentina y España para posteriormente ejercer la docencia a nivel universitario, además de ser diputado por el Partido PINU y regidor municipal.

Sus primeros contactos con la radio los tuvo a finales de la década de 1960 cuando eran un jovencito. Años más tarde fue contactado por cierto personal de Radio América haciéndole una innovadora propuesta radiofónica que derivó en 1991 como “El Médico y Su Salud”.

La música, una de las terapias del doctor Rivera en “El Médico y su Salud”

A través de este medio de comunicación, de 8:00 a 9:00 de la mañana el doctor daba consejos de salud y atendía llamadas y mensajitos por medio de las cuales la audiencia hacía sus consultas, o simplemente él recibía felicitaciones y saludos, por el cariño que sentía el pueblo hacia él.

Rivera Vásquez deja un vacío en el programa radial, en el pueblo, en sus compañeros de trabajo. Sin duda, su carisma y su forma de ser hará mucha falta pero, Dios lo llamó al descanso eterno. Descanse en paz, doctor.

Compartir con: