InicioNacionalesUn iPad sería elemento clave en asesinato del periodista hondureño Alfredo Villatoro

Un iPad sería elemento clave en asesinato del periodista hondureño Alfredo Villatoro

Un iPad sería elemento clave en asesinato del periodista hondureño Alfredo Villatoro

Radio América. Haber encontrado el iPad de un importante empresario de la zona norte, donde guardaba información delicada, habría sido el móvil del asesinato del periodista hondureño Ángel Alfredo Villatoro.

Esta información fue publicada este miércoles por medio impreso nacional Diario La Prensa, en un reportaje que inicia narrando cómo ocurrió el asesinato del periodista. 

Cronología de los hechos

Todo inició la mañana del miércoles 9 de mayo de 2012, cuando Alfredo salió de su residencia en la colonia San Ignacio de Tegucigalpa y abordó su vehículo para dirigirse a los estudios de la radioemisora HRN donde trabajaba, ubicada en el bulevar Suyapa.

Alfredo era el coordinador de noticias del Matutino de HRN, por lo que acostumbraba salir a las 4:30 a.m. de su hogar para llegar con suficiente tiempo a la cabina de la radioemisora y revisar con su productora el guion de las noticias del día.

Sus planes para ese miércoles eran asistir a la barbería para recortar su cabello e ir a una tienda telefónica para cambiar su celular que había dejado de funcionar.

Sin embargo sus planes quedaron abandonados cundo a las 4:45 a.m. una camioneta Mazda, gris, sin placas, se le atravesó en el camino y fue obligado a bajarse de su auto por sujetos armados, entre ellos policías.

Un informe policial detalla que Villatoro fue trasladado inicialmente a la Dirección Nacional de Servicios Especiales de Investigación, específicamente a la oficina de GEAS, frente al aeropuerto Toncontín, luego lo movieron a la aldea Santa Rosa salida al sur, posteriormente a la colonia Germania y finalmente a residencial Las Uvas.

Luego de una intensa búsqueda, la noche del 15 de mayo su cuerpo fue encontrado con indumentaria del Comando Especial Cobras y sin zapatos en una solitaria calle de Las Uvas, al sur de la capital.

Unas horas antes, el entonces presidente Porfirio Lobo Sosa (2010-2014) había revelado la existencia de un vídeo casero en el que el influyente comunicador aparecía con vida, pero desmejorado. Fue la última vez que pudo dirigirse a su familia y esa información selló su destino fatal.

El asesinato de “Villa”, como era conocido, consternó al gremio y a la sociedad hondureña y despertó una ola de indignación nacional.

Siete años después de su muerte, muchos cabos siguen sueltos y aunque se condenó a cadena perpetua a los principales autores materiales de su muerte (la banda de los Osorio Arguijo), varios de los gestores intelectuales siguen todavía impunes.

Informe Policial

En un informe inédito de la Inspectoría General de la Policía de 2012, al que tuvo acceso Diario La Prensa, se detallan hechos hasta ahora desconocidos de la investigación relacionada con la muerte del periodista.

Dicho diario confirmó que la Dirección de Asuntos Disciplinarios Policiales (Didadpol) y los miembros de la Comisión Especial de Depuración y Transformación de la Policía Nacional, tienen en su poder una copia del documento.

El informe, elaborado con el apoyo del Sistema Estratégico de Recolección, Cotejamiento, Análisis y Archivo de Información (Sercaa), menciona que en el secuestro y asesinato de Alfredo Villatoro colaboraron con la banda de los Osorio, expolicías y policías, de los cuales al menos cuatro se encuentran en servicio en la actual estructura de la Secretaría de Seguridad.

Como parte de esa estructura que supuestamente participó en el secuestro y posterior asesinato del comunicador social se menciona a los exoficiales Carlos José Zavala Velásquez y Mario Guillermo Mejía Vargas, quienes guardan prisión en Estados Unidos por delitos de narcotráfico, y además a otros 15 expolicías y policías.

El «encargo»

(Texto integro de Diario La Prensa)

La Prensa indica que el informe documenta que el asesinato del periodista fue ordenado por Los Cachiros a solicitud de un empresario de la zona norte, quien supuestamente tenía negocios de blanqueo de dinero del cartel del Golfo y de los hermanos Devis Leonel y Javier Heriberto Rivera Maradiaga, presos en EEUU por narcotráfico.

El informe menciona a Fabio Lobo como uno de los autores intelectuales del emblemático crimen, aunque no precisa cuál fue su papel en el hecho criminal.

También señala que el expresidente Porfirio Lobo Sosa tuvo conocimiento de todos los pormenores del crimen.

El documento detalla que el asesinato se ordenó porque Villatoro encontró y se quedó con una iPad que el empresario había dejado olvidada en una reunión de la Cámara de Comercio e Industrias de Tegucigalpa (CCIT) y en la cual guardaba información confidencial de las transacciones y negocios ilícitos que mantenía con el narcotraficante guatemalteco Mario Ponce Rodríguez, sus hermanos Marco René y Ranferí Ponce Rodríguez, y Los Cachiros, operadores de Joaquín El Chapo Guzmán Loera.

docuementosalfredovillatoro(800x600)
Informe. El documento de 60 páginas ofrece patrones fotográficos y detalles del secuestro y posterior asesinato del influyente periodista radial en 2012.

El empresario, desesperado, pidió a sus socios que le ayudaran a eliminar a Villatoro y así evitar que la información se divulgara en los medios de comunicación.

Por el trabajo, Los Cachiros contrataron a la banda de los Osorio y le pagaron 2 millones de lempiras, pero, según el informe, gran parte de la operación contó con la participación directa e indirecta de al menos 17 policías, varios de ellos altos oficiales en servicio.

En diciembre de 2018, el exjefe de la Policía Ricardo Ramírez del Cid aseguró que en el asesinato participaron “altas esferas del Gobierno” y ofreció algunos pormenores de este informe.

Fuente: La Prensa

 

 

Lea también: “Perdono a los asesinos de mi papá, pero quiero saber por qué lo mataron”: hijo de periodista asesin…

Compartir con: