InicioMundoVídeo: Lo último en burdeles, la nueva generación de trabajadoras sexuales

Vídeo: Lo último en burdeles, la nueva generación de trabajadoras sexuales

Vídeo: Lo último en burdeles, la nueva generación de trabajadoras sexuales

Hace algunas semanas, cuando Lumidolls abrió sus puertas en el centro de Barcelona, y Madrid se puso de cabeza, unos indignados y otros emocionados por la nueva experiencia.

Diarios de la localidad escribieron crónicas al respecto, uno de los periodistas se hizo pasar por cliente para fotografiar a la nueva trabajadora sexual, eso sí, sin «probarla».

Otro medio español, llamado Código Nuevo decidió hacerlo más real y escribir un reportaje en primera persona, pero para hacerlo según ellos tendría que haber «sexo de por medio».

A continuación parte del reportaje íntegro:

Tres condones, un tubo de lubricante y una botella de Moet Chandon sobre la mesa. De fondo, los gemidos de una película porno intentan en vano generar cierto ambiente erótico y sobre la cama, ajena a la cuidad puesta en escena.

Esta es Katy Una especie de Pamela Anderson de 40 kilos de silicona y aluminio a la que cinco minutos después tendré que penetrar para confirmar si un tío cualquiera como yo es capaz de llegar al orgasmo con una muñeca.

“Los medios de comunicación han querido polemizar lo que no es más que un juguete sexual”, explica antes de consumar el acto la cara visible de la primera empresa de muñecas hiperrealistas para el sexo de Europa, Sergi Prieto.

Es un viernes por la mañana y estoy ante la puerta de Apricots, una conocida casa de citas de Barcelona a escasos 100 metros del Camp Nou. Nada más llegar, tanto Sergi como Núria Golanó, responsable de marketing del local, me reciben y me explican las precauciones a la hora de grabar nuestro reportaje.

Las muñecas sexuales de LumiDolls se trasladan a una casa de citas de Les Corts

Diario La Vanguardia.

En el momento de la grabación habrá varios clientes en el interior, uno de ellos con una Lumidoll, y la discreción es una norma imprescindible en este tipo de establecimientos. Mientras preparamos los focos, los clubes de citas no son el lugar más iluminado del mundo, critican la hipocresía sobre el tema.

“Así es la doble moral de este país con la prostitución. El que más la critica es el que más la consume”, resume Sergi quien, ante la polémica surgida en los medios de comunicación y la fuerte demanda del servicio en la primera semana, decidió abandonar el piso en el que ofrecían el servicio en el centro de Barcelona para instalarse en el local de Apricots en Les Corts.

“Cuando lo vimos en las noticias no entendimos el negocio como una competencia sino como un complemento. Por eso, ante sus problemas de infraestructura, les ofrecimos utilizar nuestras instalaciones”, añade Núria.

Cuando todo está listo, y ningún cliente está por los pasillos, entramos hasta la habitación donde me espera Katy.

La primera impresión no puede ser más impactante: recostada sobre la cama, la muñeca viste un body blanco que a duras penas es capaz de contener sus enormes pechos. “Creo que es el equivalente a una copa H de sujetador”, comenta Sergi mientras se ríe de mi cara de espanto. Tampoco la expresión de la muñeca es demasiado alentadora a pesar de tener ojos azules y unos labios carnosos de lo más sugerente.

Lumi Dolls, Twitter.

No es que me sienta particularmente orgulloso pero contar la historia de las Lumidolls sin haberlas probado me parecía poco menos que un pecado (por no decir poco profesional). Así que, si estás esperando algún tipo de conclusión, creo que las muñecas hiperrealistas son el juguete sexual definitivo aunque puede que todavía no estemos preparados para disfrutarlas.

Eso sí, habrá que estar atentos al estreno de los muñecos masculinos. La polémica está garantizada, la crónica no tanto.

Fuente: Código Nuevo.

Le puede interesar: La robot sexual Samantha solo atenderá debidamente a hombres que sean buenos con ella

________________________________________________________________________

Compartir con: