InicioNacionalesA un año de Eta e Iota vecinos de Chamelecón se sienten abandonados

A un año de Eta e Iota vecinos de Chamelecón se sienten abandonados

A un año de Eta e Iota vecinos de Chamelecón se sienten abandonados

Radio América. Los huracanes Eta e Iota son el fenómeno natural más severo que ha afectado a Honduras en más de 20 años, luego del terrible acontecimiento natural vivido en noviembre de 2020 en el marco de la pandemia por la covid.

A un año de la tragedia climática en territorio nacional los vecinos del sector Chamelecón en el departamento de Cortés lamentan su situación de abandono.

Esther Castro expresó a Radio América que continúa lo mismo que en aquella ocasión en donde sólo el pueblo ayuda al pueblo.

“Nosotros experimentamos una historia triste al regresarnos acá como a los tres meses, cobrándonos luz y agua”, dijo.

“Aquí no había autoridades que nos ayudaran porque vinieron hasta después de haber sufrido”, lamentó.

La mujer de edad adulta deploró que las calles de su zona permanezcan hoy día destruidas y atendidas a medias por parte del gobierno.

“Nosotros aquí estamos abandonados por todos porque ni siquiera aguas negras tenemos”, resintió.

Después de tocar tierra en Nicaragua el 3 de noviembre de 2020, el huracán Eta de categoría 4 trajo lluvias torrenciales y vientos de hasta 275 km/h en el norte de Honduras.

La anciana de edad no precisa recordó que en esa ocasión lograron salir de la zona inundable a merced de Dios y de la bondad de otros.

“Ahí anduvimos mojándonos porque no habían albergues y las personas agarraban para cualquier parte”, recordó.

Doña Castro añadió que en la actualidad se han tenido que endeudar con préstamos para reconstruir sus humildes viviendas.

“Nadie nos ha ayudado, apenas unas instituciones externas nos han colaborado para levantar nuestras casas”, apuntó.

Durante su lenta trayectoria de tres días sobre Nicaragua, Honduras y Guatemala, Eta se degradó a depresión tropical, dejando fuertes lluvias. Pero una semana después se vino Iota con categoría 5 dejando más desilución.

“Tenemos miedo de volver a lo mismo”, expresó la fémina de rostro desgastado, lamentando que las reparaciones en los bordos no se realicen con verdadera solvencia a fin de evitar el desenfreno de los ríos.

Lea además:

Centroamérica, muy vulnerable a crisis climática, busca unida ayuda en COP26

Con información: Reinel Gutiérrez

 

Compartir con: