InicioDeportesDeporte InternacionalLos aficionados aprenden geografía con las cinco ligas sin coronavirus

Los aficionados aprenden geografía con las cinco ligas sin coronavirus

Los aficionados aprenden geografía con las cinco ligas sin coronavirus

EFE-Radio América. Europa, América y Asia. Tres de los cinco continentes. Los aficionados al fútbol están aprendiendo geografía con las cinco únicas ligas del mundo que siguen en marcha pese a la pandemia del coronavirus: Bielorrusia, Nicaragua, Taiwán, Tayikistán y Turkmenistán.

«En nuestro país no ha muerto ni una sola persona de coronavirus. ¡Ni una sola!», dijo recientemente Alexandr Lukashenko, presidente bielorruso y uno de los principales abanderados del movimiento negacionista de la pandemia.

Sin embargo, el país registra ya 4 mil 204 casos positivos y 40 fallecidos por la COVID-19, según el Ministerio de Sanidad.

Además de que sus campeonatos son poco conocidos entre los aficionados, los cinco países tienen en común que nunca han disputado un Mundial y, con la excepción de Taiwán, que se niegan a reconocer en toda su medida el riesgo que supone la COVID-19.

BIELORRUSIA, EXCEPCIÓN EUROPEA

Si empezamos por orden alfabético, la primera de la lista es Bielorrusia, tradicionalmente considerado el hermano menor de Rusia y Ucrania, las principales repúblicas de la antigua Unión Soviética.

Pese a que pronto cumplirá 30 años de independencia, los bielorrusos siguen siendo confundidos con rusos y ucranianos. Bielorrusia es vecina de ambos, pero también de países miembros de la Unión Europea y de la OTAN como Polonia, Lituania y Letonia.

Sin muchos alicientes turísticos, Bielorrusia es el país que mejor conserva el espíritu soviético y es una suerte de puente entre el este y el oeste de Europa.

Pese a las presiones exteriores, la liga bielorrusa echó a andar el 19 de marzo, justo cuando casi todos los campeonatos del continente habían echado el cierre.

Cada vez hay menos público en las gradas -el Dinamo Brest ha sustituido al público por maniquíes-, ya van cuatro jornadas y televisiones de todo el mundo transmiten sus partidos.

TAIWÁN, UNA ISLA CON FÚTBOL

Taiwán ha sido el último país en sumarse. El pasado fin de semana arrancó su división de honor con el Hang Yuen como primer líder.

Con unos 400 casos y 6 muertos, Taiwán es uno de los países con menos casos de la región. Poco importa que China fuera el origen de la pandemia.

Taiwán es una isla, antes conocida como Formosa -del portugués fermosa (hermosa)-, separada de la China continental por 130 kilómetros de estrecho.

Allí se refugió el Gobierno chino en 1949 con el líder nacionalista, Chiang Kai-shek, a la cabeza. Es decir, está habitada por chinos, aunque el nombre de China se lo quedó finalmente el país fundado por los comunistas encabezados por Mao Zedong.

Reconocida actualmente sólo por una quincena de países, Taiwán conserva su independencia, aunque la República Popular China la considera parte inalienable de su territorio.

Además, los chinos sí disputaron un Mundial. Fue en 2002 con el hacedor de milagros, Boran Militunóvic, en el banquillo.

NICARAGUA, LA ÚNICA LATINA

Casi en las antípodas de Taiwán, está Nicaragua, el único representante del fútbol latinoamericano. Con nueve casos, todos importados, y un solo muerto, las autoridades nicaragüenses no parecen tener miedo al COVID-19.

En un claro acto de rebeldía ante las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud, el presidente Daniel Ortega ha convocado a sus partidarios sandinistas a participar en actividades masivas.

Con su triunfo el fin de semana, el Managua suma ya 36 puntos en 16 jornadas y se hizo con un puesto en las semifinales del trofeo Clausura, algo por lo que tendrán aún que luchar el Rel Estelí y el Diriangén con 31 puntos, y el Walter Ferretti con 27.

Por si había alguna duda, Nicaragua es uno de los siete país que componen América Central, todo de habla hispana, menos Belice.

Nicaragua no tiene pérdida. Al norte limita con Honduras y al sur con Costa Rica, mientras su costa oeste es bañada por el océano Pacífica y la este por el Caribe.

TAYIKISTÁN, A PUERTA CERRADA

De vuelta a la antigua Unión Soviética, el balón también echó a rodar en Tayikistán, un país donde no se ha informado de ningún caso de COVID-19.

Eso sí, los partidos se celebran a puerta cerrada. El presidente de la federación de fútbol tayika es el hijo del presidente del país, por lo que lo cortés no quita lo valiente. Fútbol sí, pero con precauciones.

El Istiklol, que ha ganado los últimos seis títulos de liga, se llevó la Supercopa y también es líder del campeonato con dos victorias en sendos partidos.

Tayikistán, un país montañoso en el 80 por ciento de su territorio, se encuentra en Asia Central, región que se encuentra encajada entre China, Rusia, el mar Caspio, Irán y Afganistán.

De hecho, comparte más de 1.300 kilómetros de frontera con Afganistán, desde donde entra la droga y los islamistas radicales, y también limita con el gigante asiático.

TURKMENISTÁN, CORONAVIRUS ILEGAL

Al otro extremo de Asia Central, bañada por el mar Caspio, se encuentra la desértica Turkmenistán, conocida como la república del gas por sus ingentes recursos energéticos.

Al contrario que los otros miembros de la lista, las autoridades turkmenas sí suspendieron la liga hace un mes debido a la pandemia, pero ahora han decidido reanudarla.

El 19 de abril el Altyn Asyr, que ha ganado los últimos seis títulos, y el Kopetdag, líder de la liga, reanudarán el campeonato en su cuarta jornada.

Debido a que las autoridades locales prohibieron el uso de la palabra coronavirus en los medios de comunicación y en los informes médicos, según Reporteros Sin Fronteras, en Turkmenistán no se ha informado de un solo caso de COVID-19.

Turkmenistán es uno de los Estados menos democráticos y herméticos del mundo, según las organizaciones de derechos humanos, que la comparan por su secretismo con Corea del Norte.

Turkmenistán, país que recibe sólo unos pocos miles de turistas al año, tiene frontera al sur con Irán, al norte con Kazajistán y al este con Uzbekistán.

Se cayó de la lista en el último momento el único país africano donde había fútbol, Burundi, considerado el país más pobre del mundo por el Banco Mundial. Bañado por el lago Tanganica, la federación local suspendió la liga, aunque con la esperanza de que se reanude en mayo.

EFE

io/ea

Compartir con: