InicioMundoFarmacéuticas en Brasil priorizan una prometedora sustancia contra COVID-19

Farmacéuticas en Brasil priorizan una prometedora sustancia contra COVID-19

Colegio Médico solicitará a la OMS un porcentaje de vacunas contra el Covid-19 para Honduras

Farmacéuticas en Brasil priorizan una prometedora sustancia contra COVID-19

Tras estudios preliminares que apuntan a la capacidad de la dexametasona en reducir considerablemente la mortalidad en casos graves de COVID-19, los gigantes farmacéuticos de Brasil han dado prioridad a la producción de ese esteroide.

Dos grandes fabricantes de medicamentos, ambos con sede en Sao Paulo -el mayor polo farmacéutico de América Latina-, explicaron a Efe cómo se están adecuando a ese aumento de la demanda.

«Hemos aumentado los turnos de producción y dado prioridad a la producción de este medicamento en nuestra planificación, además de anticipar las compras de suplementos para abastecer la producción», destacó Márcio Freitas, director industrial del laboratorio Aché, el mayor productor de dexametasona de Brasil.

Freitas detalló que, desde mediados de junio, hubo un aumento de la demanda de aproximadamente «4 veces más que nuestro promedio mensual», que es de unas 485.000 unidades.

Entonces, un grupo de investigadores de la prestigiada Universidad de Oxford divulgó un estudio en el que hallaron que el tratamiento a base de dosis bajas de dexametasona podría reducir el riesgo de muerte en un tercio de pacientes graves con la COVID-19 y que se encuentran conectados a ventiladores.

Tras el descubrimiento, la Organización Mundial de la Salud (OMS) exhortó a los países a incrementar la producción y distribución masiva del fármaco, cuya búsqueda ya se hace sentir en los dos principales gigantes farmacéuticos de Brasil, el segundo país más afectado por el coronavirus, con 1,7 millones de infectados y casi 70.000 muertes.

La dexametasona es un esteroide de bajo coste y de fácil acceso en todo el mundo. Sin embargo, las materias primas para la manufactura del medicamento son importadas desde Italia y Estados Unidos.

Con el objetivo de evitar «contratiempos» -como ha pasado con el remdesivir, cuyos estoques fueron acaparados por Estados Unidos- Aché «actuó de forma rápida» para garantizar el pleno funcionamiento de la productividad.

«Nos hemos preparado para atender a hasta un año de demanda», entonces «para nosotros que nos anticipamos no habrá problemas. Pero sin dudas para el mercado en general habrá algún impacto, principalmente para quien no se preparó», recalcó Freitas. EFE.

Compartir con: