InicioDeportesDeporte InternacionalInfantino, el presidente del cambio, aclamado por segunda vez

Infantino, el presidente del cambio, aclamado por segunda vez

Infantino, el presidente del cambio, aclamado por segunda vez

«El liderazgo consiste en escuchar, también en aprender, y yo aprendo cada día, pero también en tomar medidas. Pueden seguir confiando en mi compromiso, les prometo que seguiré sirviendo al fútbol y poniendo a la FIFA al servicio del fútbol».

Así agradeció este jueves Gianni Infatino su reelección por aclamación para un segundo mandato como presidente durante el Congreso que la FIFA celebró en Kigali, después de siete años al mando del organismo y tras concurrir por segunda vez como candidato único a la reelección.

«Conmovido», según dijo con su habitual sonrisa y cordialidad, y en un Congreso que calificó de «histórico, por ser el primero en África», el suizo repasó lo que llamó promesas cumplidas de los últimos cuatro años; avanzó compromisos para este nuevo periodo y lanzó un mensaje de bienvenida para los amantes de los «eSports» y para las jóvenes generaciones.

«LA FIFA TRATA DEL FÚTBOL, NO DE DINERO»

En dos horas y media y sin oposición, el Congreso resolvió la docena de puntos del orden del día, entre ellos el informe anual que cifra en 7.600 millones de dólares los ingresos del ciclo 2019-2022 y la previsión de obtener 11.000 millones en el periodo 2023-2026.

La mayor parte corresponde a la venta de derechos de televisión, que ascendieron a 3.426 millones de dólares (un 45% de los ingresos de todo el ciclo y aumentaron un 10% en 2019-2022 en relación al ciclo anterior). La segunda mayor fuente de ingresos fue la venta de derechos de marketing, que generaron 1.795 millones de dólares.

El plan de apoyo de 1.500 millones de dólares para hacer frente a la pandemia de covid-19 y el aumento hasta multiplicarse por siente de los fondos para desarrollo, incluido el plan de talentos que encabeza Arsene Wenger, también fueron respaldados.

«A algún dirigente que dijera esto le dejarían un mandato para la eternidad, pero yo solo les pido cuatro años», comentó alternando en su intervención los cuatro idiomas que habla -inglés, francés, español e italiano- antes de anunciar compromisos para este segundo mandato que prolongará hasta 2027.

«LA FIFA YA HA EMPEZADO A TRABAJAR POR LA IGUALDAD, INSTAMOS AL RESTO A QUE HAGA LO MISMO»

La disputa anual de los Mundiales sub’17 masculino y femenino, el lanzamiento de las «Series Mundiales» y el Mundial de Clubes que se celebrará cada cuatro años con 32 equipos, para dar más oportunidades de competir a las selecciones de todas las selecciones fueron parte de los compromisos que señaló.

«Necesitamos más competiciones para que pueda crecer este deporte en todo el mundo, estamos debatiendo sobre un Mundial de clubes femenino y cada año también habrá un pequeño torneo con los campeones de cada confederación. No robamos, no nos beneficiamos. La FIFA trata del fútbol, pero no del dinero. Necesitamos el dinero para aportar por un fútbol verdaderamente mundial».

Entre los retos inmediatos estará el Mundial femenino de Australia y Nueva Zelanda, del 20 de julio al 20 de agosto, que auguró como el «mejor de la historia», con aumento en el premio en metálico que superará los 150 millones de dólares, más del triple del último en Francia en 2019 y diez veces más que en 2015.

«Como padre de cuatro hijas preciosas debemos prestar gran atención a las mujeres. El Mundial femenino debe ser el del progreso y un festival para todas y todos que no debe quedar manchado con otro tema. Nuestra estrategia puede conllevar que en 2026 y 2027 tengamos una remuneración equitativa para hombres y mujeres. La FIFA ya ha empezado e instamos al resto a que haga lo mismo», reclamó.

DERECHOS HUMANOS

El Congreso contó con la intervención a través de un vídeo del presidente de la Subcomisión de Derechos Humanos y Responsabilidad Social de la FIFA, Michael Llamas, que explicó que esta se ha comprometido a evaluar el legado en materia de derechos humanos que el Mundial de Qatar 2022 dejará en el país.

«En Catar los estadios fueron excelentes, la infraestructura perfecta, cero incidentes. Alguno podría decir que fue porque la gente no bebía alcohol, no se sabe, pero fue un torneo muy pacífico. Asumimos nuestra responsabilidad con cuestiones de derechos humanos y el legado que dejamos en Catar», recalcó previamente Infantino.

El trabajo de esta evaluación servirá de apoyo a la planificación de futuros torneos de la FIFA, que el próximo junio tendrá que aprobar el reglamento de candidatura para 2030, al que España, Portugal y Marruecos, optan, junto a Ucrania, y también lo hace la candidatura conjunta de Uruguay, Argentina, Paraguay y Chile.

El organizador se votará en el Congreso en el tercer cuatrimestre de 2024 y el del Mundial femenino de 2027 se elegirá en el segundo cuatrimestre del año que viene.

«Pueden contar conmigo, esto va a ser en beneficio de todos ustedes. Los que me quieren y los que me odian, se que hay algunos», añadió el reelegido presidente tras recibir la ovación de las 211 federaciones que forman la FIFA.

Éstas entregaron por primera vez su confianza a Infantino (Brig/Suiza, 1970) el 26 de febrero de 2016, que era secretario general de la UEFA desde 2009, en unas elecciones celebradas después del escándalo de corrupción que acabó con el periodo de 18 años de Joseph Blatter.

Entonces derrotó en la segunda votación, con 115 votos frente a 88, al jeque de Baréin Salman bin Ebrahim al Khalifa, hoy vicepresidente. En aquella primera consulta quedaron descartados el jordano Ali Bin Al Hussein y el francés Jerome Champagne. El 5 de junio de 2019 Infantino fue reelegido como candidato único por aclamación igual que hoy.

El mandato que ahora empieza es el segundo de Infantino, noveno presidente de la FIFA, ya que su primera elección se hizo para completar el que había iniciado Joseph Blatter en junio de 2015, por lo que cuando acabe podrá optar a otro más hasta 2031, pues la normativa limita a 12 años los mandatos presidenciales. EFE

Lea: Infantino defiende nuevo Mundial clubes: «FIFA trata de fútbol, no de dinero»

Compartir con: